Cuestiones jurídicas y bioéticas entorno a la Muerte
Curso dictado por Dra. Teodora ZAMUDIO

Material editado para l@s alumn@s de la U.M.S.A.

 

Ar/Ley 340. Código Civil

Inicio | Equipo de edición | Mapa de carpetas

 

 

Programa
Laboratorio
Normativa
Jurisprudencia
Notas doctrinarias
Tesinas y Ensayos
Dictámenes

Ley 340. Código Civil de la República Argentina Buenos Aires, 25 de septiembre de 1869

TITULO II  De las personas de existencia visible  (artículos 51 al 62)

TITULO III   De las personas por nacer  (artículos 63 al 69)

TITULO IV  De la existencia de las personas antes del nacimiento  (artículos 70 al 78)

TITULO V  De las pruebas del nacimiento de las personas  (artículos 79 al 88)

TITULO VII  Del fin de la existencia de las personas  (artículos 103 al 109)

TITULO IX  De los menores  (artículos 126 al 139)

TITULO III De la patria potestad  (artículos 264 al 310)  

 

Persona

TITULO II  De las personas de existencia visible  (artículos 51 al 62)

Artículo 51 Todos los entes que presentasen signos característicos de  humanidad,  sin  distinción de cualidades o accidentes, son personas de existencia visible.

Artículo 52 Las  personas de existencia visible son capaces de  adquirir derechos o contraer  obligaciones. Se reputan tales todos los que en este código no están expresamente declarados incapaces.

Artículo 53 Les  son  permitidos  todos  los actos y todos los  derechos que no les fueren expresamente prohibidos,  independientemente  de su calidad de ciudadanos y  de  su  capacidad política.

Artículo 54 Tienen incapacidad absoluta:

 1.  Las personas por nacer;

 2.  Los menores impúberes;

 3.  Los dementes;

 4.  Los  sordomudos  que no saben darse a entender por escrito;

 5.  (Nota de Redacción) Derogado por la ley 17.711.

Modificado por: Ley 17.711 Art.1 ((B.O. 26-04-68). Inciso 10) deroga inciso 5). A partir del 01-07-68 por art. 7. )

Artículo 55  Los menores adultos sólo tienen capacidad para los  actos que las leyes les autorizan otorgar.

Modificado por: Ley 17.711 Art.1 (Sustituído por inciso 11). (B.O. 26-04-68). A partir del 01-07-68 por art. 7. )

Artículo 56 Los incapaces pueden, sin embargo, adquirir derechos  o contraer  obligaciones  por medio de los representantes necesarios que les da la ley.

Artículo 57 Son  representantes  de  los  incapaces: 

 1.  De las personas por  nacer,  sus  padres, y a falta o incapacidad  de éstos, los curadores que se les nombre;

 2.   De  los  menores  no emancipados, sus  padres  o  tutores; 

 3.  De los dementes o sordomudos,  los  curadores  que se les nombre.

Modificado por: Ley 17.711 Art.1 (Sustituído por inciso 12). (B.O. 26-04-68). A partir del 01-07-68 por art. 7. )

Artículo 58 Este código protege a los incapaces, pero sólo para  el efecto de suprimir  los  impedimentos de su incapacidad, dándoles  la representación que en él se  determina,  y sin que se les conceda el beneficio de restitución, ni ningún otro beneficio  o privilegio.

Artículo 59 A  más  de  los  representantes  necesarios,  los  incapaces son  promiscuamente  representados  por  el  Ministerio de  Menores, que será parte legítima y esencial en todo asunto  judicial  o  extrajudicial,  de jurisdicción voluntaria o contenciosa, en  que  los incapaces demanden  o  sean demandados, o en que se trate de las  personas o bienes de ellos,  so  pena  de  nulidad de todo acto y de todo juicio que hubiere lugar sin su participación.

Artículo 60 (Nota  de  redacción) Derogado por la Ley 17.711

Artículo 61 Cuando los intereses de los incapaces, en cualquier  acto judicial o extrajudicial,  estuvieren  en  oposición con los de  sus  representantes,  dejarán  éstos de intervenir en  tales  actos,  haciéndolo en lugar de ellos, curadores  especiales  para el caso de  que se tratare.

Artículo 62 La  representación de los incapaces es extensiva a  todos los actos de la vida  civil, que no fueren exceptuados en este  Código.

TITULO III   De las personas por nacer  (artículos 63 al 69)

Artículo 63 Son  personas por nacer las que no habiendo nacido  están concebidas en el seno materno.

Artículo 64 Tiene  lugar la representación de las personas por  nacer, siempre que éstas hubieren  de adquirir bienes por donación o  herencia.

Artículo 65 Se  tendrá por reconocido el embarazo de la madre,  por la simple declaración  de  ella  o del marido, o de otras partes interesadas.

Artículo 66 Son  partes  interesadas  para  este  fin: 

 1.  Los parientes  en  general  del  no  nacido,  y  todos aquellos a  quienes los bienes hubieren de pertenecer si no sucediere  el parto, o  si  el  hijo  no  naciera  vivo,  o  si  antes  del nacimiento se  verificare  que  el hijo no fuera concebido en tiempo  propio; 

 2.  Los acreedores de la herencia;

 3.  El Ministerio de Menores

Artículo 67 Las  partes interesadas aunque teman suposición de parto, no pueden suscitar  pleito alguno sobre la materia, salvo sin embargo  el  derecho  que  les  compete    para  pedir  las  medidas  policiales  que  sean  necesarias.   Tampoco podrán  suscitar  pleito  alguno  sobre  la  filiación del no nacido,  debiendo  quedar  estas cuestiones reservadas para después del nacimiento.

Artículo 68 Tampoco  la mujer embarazada o reputada tal, podrá  suscitar litigio para contestar  su embarazo declarado por el marido o  por  las  partes  interesadas,  y  su  negativa  no  impedirá  la representación determinada en este código.

Artículo 69 Cesará la representación de las personas por nacer el día del parto, si  el hijo nace con vida, y comenzará entonces la de los menores, o antes  del parto cuando hubiere terminado el mayor plazo de duración del embarazo,  según  las  disposiciones  de  este código

TITULO IV  De la existencia de las personas antes del nacimiento  (artículos 70 al 78)

Artículo 70 Desde la concepción en el seno materno comienza la existencia de las personas  y antes de su nacimiento pueden adquirir algunos derechos, como si ya  hubiesen  nacido.  Esos derechos quedan irrevocablemente adquiridos si los concebidos  en  el  seno  materno nacieren  con  vida,  aunque  fuera  por  instantes después de estar separados de su madre.

Artículo 71 Naciendo con vida no habrá distinción entre el nacimiento  espontáneo  y el que se obtuviese por operación quirúrgica.

Artículo 72 Tampoco  importará que los nacidos con vida tengan imposibilidad de prolongarla,  o  que  mueran después de nacer o por nacer antes de tiempo.

Artículo 73 Repútase como cierto el nacimiento con vida, cuando las personas que  asistieren al parto hubieren oído la respiración o la voz de los nacidos,  o  hubieren  observado otros signos de vida.

Artículo 74 Si muriesen antes de estar completamente separados del seno materno, serán  considerados  como si no hubiesen existido.

Artículo 75 En caso de duda de si hubieran nacido o no con vida, se presume  que nacieron vivos, incumbiendo la prueba al que alegare lo contrario.

Artículo 76 La época de la concepción de los que naciesen vivos, queda fijada  en  todo  el  espacio  de  tiempo comprendido entre el máximum y el mínimum de la duración del embarazo.

Artículo 77  El máximo de tiempo del embarazo se presume que es de trescientos días  y  el mínimo de ciento ochenta días, excluyendo el día del nacimiento.  Esta  presunción  admite prueba en contrario.

Modificado por: Ley 23.264 Art.1 ((B.O. 23-10-85). Sustituído.)

Artículo 78 No tendrá jamás lugar el reconocimiento judicial del embarazo, ni  otras  diligencias  como depósito y guarda de la mujer embarazada, ni el reconocimiento del  parto  en el acto o despues de tener lugar, ni a requerimiento de la propia mujer  antes  o despues de  la  muerte  del  marido,  ni a requerimiento de éste o de partes interesadas.

TITULO V  De las pruebas del nacimiento de las personas  (artículos 79 al 88)

Artículo 79 El  día del nacimiento, con las circunstancias del lugar, sexo, nombre, apellido,  paternidad  y maternidad, se probará en la forma siguiente:

Artículo 80 De  los  nacidos en la República, por certificados auténticos extraídos de los  asientos de los registros públicos, que para tal fin deben crear las municipalidades,  o  por  lo que conste de  los  libros  de  las  parroquias,  o por el modo que el Gobierno nacional en la capital, y los gobiernos  de  provincia determinen en sus respectivos reglamentos.

Artículo 81 De los nacidos en alta mar, por copias auténticas de los actos que por  ocasión  de  tales accidentes, deben hacer los escribanos de los buques de guerra y  el  capitán  o  maestre de los mercantes,  en  las  formas que prescriba la respectiva legislación.

Artículo 82 De  los nacionales nacidos en país extranjero, por certificados de los registros  consulares,  o  por  los instrumentos hechos  en  el  lugar, según las respectivas leyes, legalizados  por los agentes consulares o diplomáticos de la República.

Artículo 83 De los extranjeros en el país de su nacionalidad, o en  otro  país  extranjero,  por  el  modo  del  artículo  anterior.

Artículo 84 De los hijos de los militares en campaña fuera de la República,  o  empleados  en servicio del ejército, por certificados de  los  respectivos registros,  como  fuesen  determinados  en  los reglamentos militares.

Artículo 85 No habiendo  registros  públicos,  o por falta de asiento  en  ellos,  o  no estando los asientos en la debida  forma, puede probarse el día del  nacimiento,  o  por  lo menos el mes o el año, por otros documentos o por otros medios de prueba.

Artículo 86 Estando  en  debida  forma los certificados de los registros  mencionados  se presume la verdad  de  ellos,  salvo  sin embargo, a los interesados  el  derecho  de  impugnar  en  todo o en parte   las  declaraciones  contenidas  en  esos  documentos,  o  la identidad de la persona de que esos documentos tratasen.

Artículo 87 A  falta  absoluta  de  prueba  de  la  edad,  por cualquiera  de los modos declarados, y cuando su determinación fuere indispensable se decidirá por la fisonomía, a juicio de facultativos, nombrados por el juez.

Artículo 88 Si  nace más de un hijo vivo en un solo parto, los nacidos son considerados  de  igual edad y con iguales derechos para los  casos  de  institución  o  sustitución  a  los  hijos  mayores.

Fin de la existencia

TITULO VII  Del fin de la existencia de las personas  (artículos 103 al 109)

Artículo 103 Termina la existencia de las personas por la muerte natural de  ellas.   La  muerte civil no tendrá lugar en ningún caso, ni  por  pena,  ni  por profesión  en  las  comunidades  religiosas.

Artículo 104 La muerte de las personas, ocurrida dentro de la República, en alta mar  o  en  país  extranjero,  se  prueba como el nacimiento en iguales casos.

Nota de redacción. Ver: Decreto Ley 8.204/63 Art.54 ((B.O. 03-10-63). )

Artículo 105 La de los militares muertos en combate, respecto de los cuales no hubiese  sido  posible  hacer  asientos, por lo que conste en el Ministerio de la Guerra.

Nota de redacción. Ver: Decreto Ley 8.204/63 Art.54 ((B.O. 03-10-63). )

Artículo 106  La  de  los  fallecidos  en conventos, cuarteles, prisiones, fortalezas, hospitales o lazaretos,  por lo que conste de los  respectivos  asientos, sin perjuicio de las pruebas  generales.

Artículo 107   La  de  los militares dentro de la República o en campaña,  y  la  de los empleados  en  servicio  del  ejército,  por certificados  de los  respectivos  registros  de  los  hospitales  o ambulancias.

Artículo 108  A falta de los referidos documentos, las pruebas del fallecimiento de  las  personas podrán ser suplidas por otros en los cuales conste el fallecimiento,  o por declaraciones de testigos que sobre él depongan.

 En los casos en que el cadáver de una  persona  no fuese hallado, el juez podrá tener por comprobada la muerte y disponer  la  pertinente inscripción  en el registro, siempre que la desaparición se  hubiera producido en circunstancias  tales  que  la  muerte  deba ser tenida como  cierta.  Igual regla se aplicará en los casos en que  no  fuese posible la identificación del cadáver.

Modificado por: Ley 14.394 Art.33 ((B.O. 30-12-54). Ultimo párrafo incorporado. )

Artículo 109 Si  dos  o  más personas hubiesen fallecido en un desastre común o en cualquier otra  circunstancia, de modo que no se pueda  saber  cuál  de  ellas  falleció  primero,   se  presume  que fallecieron  todas  al  mismo  tiempo,  sin  que  se  pueda   alegar transmisión alguna de derecho entre ellas.

Menores

TITULO IX  De los menores  (artículos 126 al 139)

Artículo 126  Son menores las personas que no hubieren cumplido la edad de veintiún años.

Modificado por: Ley 17.711 Art.1 (Sustituído por inciso 14). (B.O. 26-04-68). A partir del 01-07-68 por art. 7. )

Artículo 127  Son menores impúberes los que aún no tuvieren la edad de catorce años  cumplidos,  y  adultos  los que fueren de esta edad hasta los veintiún años cumplidos.

Modificado por: Ley 17.711 Art.1 (Sustituído por inciso 15). (B.O. 26-04-68). A partir del 01-07-68 por art. 7. )

Artículo 128  Cesa  la incapacidad de los menores por la mayor edad, el día en que cumplieren  veintiún años, y por su emancipación antes que fuesen mayores.

 Desde  los  dieciocho  años  el menor  puede  celebrar  contrato  de trabajo en actividad honesta sin  consentimiento  ni autorización de su  representante,  quedando  a  salvo  al respecto las  normas  del derecho  laboral.  El menor que hubiere obtenido  título  habilitante para el ejercicio  de  una  profesión  podrá  ejercerla  por  cuenta propia sin necesidad de previa autorización.

 En  los  dos  supuestos  precedentes  el  menor  puede administrar y disponer libremente los bienes que adquiere con el  producto  de  su trabajo  y  estar  en juicio civil o penal por acciones vinculadas a ellos.

Modificado por: Ley 17.711 Art.1 (Sustituído por inciso 16). (B.O. 26-04-68). A partir del 01-07-68 por art. 7. )

Artículo 129   La  mayor  edad  habilita,  desde  el  día  que comenzare, para  el  ejercicio  de todos los actos de la vida civil, sin depender de personalidad alguna  o  autorización  de los padres, tutores o jueces.

Artículo 130   Para  que  los  menores llegados a la mayor edad entren en la posesión y administración  de  sus  bienes,  cuando  la entrega  de  éstos  dependa  de  la orden de los jueces, bastará que simplemente presenten la prueba legal de su edad.

Artículo 131 Los  menores  que  contrajeren  matrimonio  se emancipan  y  adquieren    capacidad   civil  con  las  limitaciones previstas en el art. 134.

 Si  se  hubieren  casado  sin autorización  no  tendrán,  hasta  los veintiún  años,  la  administración  y  disposición  de  los  bienes recibidos o que recibieren  a  título gratuito, continuando respecto a ellos el régimen legal vigente  de  los  menores,  salvo  ulterior habilitación.

 Los  menores  que  hubieren cumplido 18 años podrán emanciparse  por habilitación de edad  con  su  consentimiento y mediante decisión de quienes  ejerzan  sobre ellos la autoridad  de  los  padres.   Si  se encontraran bajo tutela,  podrá  el  juez  habilitarlos a pedido del tutor o del menor, previa sumaria información  sobre  la  aptitud de éste.   La  habilitación  por  los padres se otorgará por instrumento público que deberá inscribirse  en  el  Registro  del Estado Civil y Capacidad de las Personas.

 Tratándose de la habilitación judicial bastará la inscripción  de la sentencia en citado registro.  La  habilitación  podrá revocarse judicialmente cuando los actos del menor demuestren su  inconveniencia,  a  pedido  de  los  padres, de quien  ejercía  la  tutela  al  tiempo de acordarla o del Ministerio Pupilar.

Modificado por: Ley 23.264 Art.1 ((B.O. 23-10-85). Sustituído.)

Antecedentes: Ley 17.711 Art.1 ((B.O. 26-04-68). Sustituído por inciso 17). A partir del 01-07-68 por art. 7. )

Artículo 132 Si  el matrimonio fuese anulado, la emancipación será de ningún efecto desde  el  día  en que la sentencia de nulidad pase en autoridad de cosa juzgada.

 En  el  caso  del  matrimonio  putativo subsistirá  la  emancipación respecto del cónyuge de buena fe.

Modificado por: Ley 17.711 Art.1 ((B.O. 26-04-68). Ultimo párrafo incorporado por inciso 18). A partir del 01-07-68 por art. 7. )

Artículo 133 La  emancipación  por  matrimonio es irrevocable y produce el efecto de habilitar a los casados  para  todos  los actos de  la  vida  civil, salvo lo dispuesto en los artículos 134 y  135, aunque el matrimonio  se  disuelva  en  su  menor  edad, tengan o no hijos.  No obstante ello, la nueva aptitud nupcial se  adquirirá  una vez alcanzada la mayoría de edad.

Modificado por: Ley 23.515 Art.2 ((B.O. 12-06-87). Sustituído.)

Antecedentes: Ley 17.711 Art.1 ((B.O. 26-04-68). Sustituído por inciso 19). A partir del 01-07-68 por art. 7. )

Artículo 134  Los  emancipados  no  pueden ni con autorización judicial:

 1.)  aprobar  cuentas  de  sus  tutores  y  darles  finiquito; 

 2.)  hacer  donación  de  bienes  que  hubiesen  recibido  a  título

 gratuito;

 3.) afianzar obligaciones.

Modificado por: Ley 17.711 Art.1 ((B.O. 26-04-68). Sustituído por inciso 20). A partir del 01-07-68 por art. 7. )

Artículo 135 Los emancipados adquieren capacidad de administración  y  disposición  de  sus bienes, pero respecto de los adquiridos por título gratuito antes  o  después de la emancipación, sólo  tendrán  la  administración; para disponer  de  ellos  deberán solicitar autorización  judicial, salvo que mediare acuerdo de ambos cónyuges y uno de éstos fuere mayor de edad.

Modificado por: Ley 17.711 Art.1 ((B.O. 26-04-68). Sustituído por inciso 21).  A partir del 01-07-68 por art. 7. )

Artículo 136  La autorización judicial no será dada sino en caso de absoluta  necesidad  o  de  ventaja evidente, y las ventas que se hicieren  de  sus  bienes,  serán  siempre    en   pública  subasta.

Artículo 137 Si alguna cosa fuese debida al menor con claúsula de sólo poder haberla cuando tenga la edad completa, la emancipación  no  alterará   la  obligación,  ni  el  tiempo  de  su exigibilidad.

Artículo 138  El que mude su domicilio de un país extranjero al territorio de la República,  y fuese mayor o menor emancipado, según las leyes de este Código, será  considerado como tal, aun cuando sea menor o no emancipado, según las  leyes  de  su  domicilio anterior.

Artículo 139   Pero  si fuese ya mayor o menor emancipado según las leyes de su domicilio anterior,  y  no lo fuese por las leyes de este  Código,  prevalecerán  en  tal  caso  aquéllas   sobre  éstas, reputándose la mayor edad o emancipación como un hecho  irrevocable.

Patria Potestad

TITULO III De la patria potestad  (artículos 264 al 310)

Artículo 264La patria potestad es el conjunto de deberes y derechos que corresponden a los padres sobre las personas y bienes de los hijos, para su protección y formación  integral, desde la concepción de éstos y mientras sean menores de edad y no se hayan emancipado.  Su ejercicio corresponde:

 1)  En el caso de los hijos matrimoniales, al padre  y  a  la  madre conjuntamente,  en  tanto  no  estén  separados  o divorciados, o su matrimonio fuese anulado.  Se presumirá que los actos  realizados por uno  de  ellos cuenta con el consentimiento del otro, salvo  en  los supuestos  contemplados  en  el  art.  264, quater, o cuando mediare expresa oposición.

 2)  En  caso de separación de hecho, separación  personal,  divorcio vincular  o  nulidad  del  matrimonio,  al  padre o madre que ejerza legalmente la tenencia, sin perjuicio del derecho  del otro de tener adecuada comunicación con el hijo y de supervisar su educación.

 3) En caso de muerte de uno de los padres, ausencia con presunción de fallecimiento, privación de la patria potestad,  o  suspensión de su ejercicio, al otro.

 4) En el caso de los hijos extramatrimoniales, reconocidos  por  uno solo  de  los  padres,  a  aquel  que  lo  hubiere  reconocido.

 5) En el caso de los hijos extramatrimoniales reconocidos  por ambos padres,  a  ambos,  si convivieren y en caso contrario, a aquél  que tenga  la  guarda otorgada  en  forma  convencional  o  judicial,  o reconocida mediante información sumaria.

 6) A quien fuese  declarado judicialmente el padre o madre del hijo, si no hubiese sido voluntariamente reconocido.

Modificado por: Ley 23.264 Art.3 ((B.O. 23-10-85). Sustituído. ), Ley 23.515 Art.2 ((B.O. 12-06-87). Inciso 2) sustituído. )

Antecedentes: Ley 10.903 Art.1 ((B.O. 27 y 30-10-19). Sustituído. )