Cuestiones jurídicas y bioéticas entorno a la Muerte
Curso dictado por Dra. Teodora ZAMUDIO

Material editado para l@s alumn@s de la U.M.S.A.

 

Vida neurológica

Inicio | Equipo de edición | Mapa de carpetas

 

 

Programa
Laboratorio
Normativa
Jurisprudencia
Notas doctrinarias
Tesinas y Ensayos
Dictámenes

Diferencie los argumentos y fundamentos éticos, bioéticos, jurídicos y religiosos

¿Cuál debería ser la legislación en un país americano?


Casos de debate previo:

Terri Schiavo

Donald Herbert

 

Terri Schiavo

Una historia que comenzó hace cuatro años.

En el 2001, Bobby Schindler, un profesor de ciencia en una escuela católica, se presentó ante un grupo antiaborto llamado "Florida, el derecho a la vida" y les contó lo que le había pasado a su hermana Terri Schiavo, habló de su estado vegetativo y de la manera en que su marido Michael estaba "tratando de matarla".

Conmocionados, los presentes abrieron sus billeteras, extendieron cheques de hasta 100 dólares y prometieron seguir ayudando.

Bajo la consigna "Los fetos, como los pacientes en estado vegetativo tienen derecho a la vida", comenzó un operativo que puso en movimiento a toda la derecha religiosa.

Este sector del electorado estadounidense es tan poderoso actualmente en Washington que la semana pasada logró interrumpir las vacaciones del propio presidente Bush para que firmara una ley en favor de la vida de Terri. Esto fue lo que transformó el caso Schiavo en noticia.

Clarín (Argentina). 27.03.2005

Clarín (Argentina). 31.03.2005

La Corte Federal de Apelaciones de la ciudad estadounidense de Atlanta rechazó ayer el pedido de los padres de Terri Schiavo para que se reconecte el tubo de alimentación a la mujer, quien sigue agonizando, trece días después de haber sido desconectada. De esta forma, la Corte prácticamente cerró las posibilidades de que la situación sea revertida por la Justicia.

El tribunal había rechazado intervenir en el caso hace una semana, pero el martes los jueces federales aceptaron evaluar la presentación de los abogados de Bob y Mary Schindler, los padres de Terri.

Sin embargo, quince horas después de aceptar la apelación, la corte del undécimo circuito propinó un nuevo golpe judicial a los padres de la mujer, quienes buscan que se reconecte el tubo quitado el pasado 18 de marzo a instancias del marido de Terri, Michael Schiavo.

Terri se encuentra en estado vegetativo desde hace 15 años y su esposo reclamó ante la justicia que se le quite la conexión que la mantiene con vida para permitirle una muerte digna.

 

Clarín (Argentina). 25.03.2005

Cierre legal para el caso Terri Schiavo: finalmente la dejarán morir

Por Ana Baron. Corresponsal

En el fallo, uno de los jueces del tribunal federal, Stanley Birch, consideró que "cualquier ulterior acción por parte de esta corte de distrito sería impropia" en el caso Schiavo.

Está en camino hacia su muerte. A su lado, se encuentra su marido Michael Schiavo y una serie de médicos y enfermeras que están haciendo todo lo posible para que la mujer muera en dignidad y en paz. Todos los neurólogos coinciden en afirmar que Terri Schiavo, la joven que vivió durante 15 años en estado de vegetativo, morirá sin sentir ningún tipo de dolor ni angustia. Un fallo de la Corte prácticamente cerró la batalla legal.

Así, en un esfuerzo de último momento, los padres de Terri, Robert y Mary Schlinder, no habían logrado revertir anoche los fallos de varias cortes estatales y federales que se pronunciaron en contra de que sea reconectada a los tubos que la dejaron de alimentar hace exactamente una semana. Ayer por la mañana, la Corte Suprema de Justicia, que en muchos casos se alinea con la Casa Blanca, acabó con la controversia: mantuvo su independencia y se negó, a aceptar la apelación presentada por los padres de la joven.

Foto: Steve Nesius/AP. Fuente: Clarín (Argentina)Pese a que una corte de Florida le negó al gobernador Jeb Bush, el hermano del presidente, la posibilidad de que el Estado asumiera la custodia de Terri, un poco después los Schlinders decidieron recurrir nuevamente a otro tribunal estatal ayer por la tarde, pero todo indica que la vía legal ya está agotada. De hecho, ayer fue la cuarta vez que la Corte Suprema se negó a intervenir en el caso de Terri.

Tanto el presidente Bush como su hermano Jeb dijeron que estaban desilusionados con el fallo. El vocero de Jeb Bush, Jaco Di Pierre, dijo que el gobernador seguirá haciendo todo lo que pueda dentro de la ley para salvar la vida de Terri. Pero la Casa Blanca dio por terminada la intervención del presidente Bush. Un sondeo de opinión indicó que el 82% desaprueba la conducta presidencial en este caso y que su popularidad bajó de 52% al 45 por ciento.

George Felos, el abogado de Michael Schiavo, el esposo de Terri, dijo sin embargo que ellos no sólo estaban contentos con el fallo de la Corte Suprema sino que esperaban que "esto ponga punto final al largo proceso". Felos dijo que Michael Schiavo se encuentra al lado de su mujer desde que el tubo que la alimentaba artificialmente fue desconectado hace siete días. "Terri está muy tranquila. Descansa confortablemente. Se está muriendo", dijo Felos. Afuera del hospicio Pinellas Park, donde se encuentra Terri, el número de militares de la derecha religiosa se fue multiplicando ayer vertiginosamente. Ocurre que el caso Schiavo se ha transformado en una de las banderas principales de este sector del electorado que contribuyó tanto a la reelección de George Bush.

La abogada Barbara Weller, que es una conocida activista del movimiento anti aborto y por la vida, se pasó el día de ayer dando entrevistas al periodismo para relatar su encuentro con Terri, en su lecho de agonía. Weller dijo que se acercó a Terri y le pidió que pronunciara las palabras "Quiero vivir" (en ingles I want to live). "Terri -sostuvo la abogada- abrió los ojos bien grandes, me miró a la cara y dijo 'ahhhhhhhhh'. Y luego prácticamente gritó 'waaaaaaaaaa' (por want de querer) bien alto". Sin duda, se trata de una expresión de deseos de la Weller, ya que la gran mayoría de los neurocirujanos le han diagnosticado un estado vegetativo en el que es imposible comprender o reaccionar ante cualquier estímulo.

Terri Schiavo, la mujer de 41 años en estado vegetativo cuyo caso acaparó la atención informativa y política de Estados Unidos y el mundo occidental, murió el 30 de marzo de 2005 a la mañana, 13 días después de que le fue desconectada la sonda que la alimentaba.

 

Donald Herbert.

La Nación (Argentina). Jueves 5 de mayo de 2005

El sábado, cuando Donald Herbert rompió diez años de virtual silencio y anunció que quería hablar con su mujer, todos se asombraron. Herbert, de 44 años, un bombero de Buffalo que había sufrido grave daño cerebral en un incendio de 1995, sólo había musitado "sí" o "no" esporádicamente, y pasaba los días delante de una televisión que apenas podía ver, según publicó en su edición de ayer The New York Times.

Los neurólogos dijeron anteayer que recuperaciones tan notables son raras -aunque tal vez no tanto como sugiere la literatura médica-. "Es un fenómeno que está siendo registrado frecuentemente", dijo Joseph Fins, jefe de la División de Etica Médica del hospital NewYork-Presbyterian/Weill Cornell. "Puede ser apenas la punta del iceberg, y la cuestión es qué tan profundo es, cuál es su alcance y cuáles son los predictores de este tipo de recuperación de la conciencia", agregó.

Herbert había quedado enterrado bajo los escombros después de ingresar en un edificio en llamas el 29 de diciembre de 1995. Quedó inconsciente y entró en coma, pero dos meses y medio más tarde ingresó en un estado de conciencia mínima.

A pesar de que recuperaciones como la de Herbert son muy publicitadas, el número de casos bien documentados es pequeño. La mayoría de los pacientes que recuperan la conciencia lo hacen dentro de un lapso de pocos años, y aquellos que padecen falta de oxígeno prolongada, como Herbert, son los que tienen el peor pronóstico.

"Lo notable es que después de diez años de estar así su cerebro mostrara signos de regeneración, porque si las células no reciben oxígeno mueren", dijo Alan Carver, de la Escuela de Medicina Mount Sinai.

En estudios limitados, los investigadores hallaron que alrededor del 15% de las personas que sufren daño cerebral por privación de oxígeno recuperan algo de la conciencia en los primeros meses, y alrededor del 50% de los que sufren traumatismos pueden recuperarse en el primer año. No se sabe mucho sobre personas como Herbert, que se despiertan abruptamente una década más tarde.

Según el doctor Facundo Manes, de Fleni, "Cuando el estado vegetativo del paciente se prolonga más de 6 meses a un año hay pocas esperanzas de recuperación. Después determinar que una persona está despierta, pero inconsciente, la duración del estado vegetativo depende de la naturaleza del daño cerebral y la duración del período de inconsciencia. Hubo casos excepcionales de pacientes en estado vegetativo que se habían recuperado, pero son anecdóticos. Tenemos que ser muy cautos con esto, ya que pueden haber estado mal diagnosticados. Actualmente no existe un patrón clínico o de activación cerebral que permita predecir qué pacientes tendrán mas posibilidades de despertarse".

Por su parte, el neurólogo Conrado Estol coincidió: "Perder la vista, el oído, el habla y la memoria son todas cosas potencialmente reversibles y que no necesariamente definen el estado vegetativo. La mayoría (si no todos) estos casos son anecdóticos y probablemente producto de diagnósticos equivocados. De todas formas es importante recordar que, de comprobarse alguno, sería sólo uno por cada miles de pacientes en estado vegetativo que no se recuperan. En los Estados Unidos hay 25.000 adultos y 10.000 chicos con este diagnóstico".