Cuestiones jurídicas y bioéticas entorno a la Muerte
Curso dictado por Dra. Teodora ZAMUDIO

Material editado para l@s alumn@s de la U.M.S.A.

 

La concepción de la muerte en los niños

Inicio | Equipo de edición | Mapa de carpetas

 

 

Programa
Laboratorio
Normativa
Jurisprudencia
Notas doctrinarias
Tesinas y Ensayos
Dictámenes

un estudio comparativo[1]

Irene Muriá Vila[2]

bullet

Resumen

bullet

Introducción

bullet

El niño preoperacional.

bullet

El periodo operacional concreto.

bullet

El periodo operacional formal.

bullet

Método

bullet

Sujetos

bullet

Procedimiento

bullet

Instrumento

bullet

Análisis

bullet

Resultados

bullet

Discusión y Conclusiones

bullet

Bibliografía

 

 

Resumen

En esta investigación de tipo descriptiva, transversal, cualitativa y cuantitativa, se describe el desarrollo de la concepción religiosa de la muerte desde la niñez hasta la adolescencia en dos culturas diferentes (México y España). Se llevaron a cabo 90 entrevistas individuales utilizando el método clínico Piagetiano. Los resultados muestran diferencias estadística y cualitativamente significativas entre ambos países, así como en los diversos niveles evolutivos estudiados.

Introducción

El marco teórico que sustenta este trabajo es lo que en psicología denominamos la corriente cognitiva-evolutiva que tiene sus raíces en la teoría psicogenética de Piaget. Son muchas las disciplinas que se dedican al estudio de la religión, la psicología es tan sólo una de ellas, por lo tanto, consideramos esencial tomar en cuenta también las aportaciones de las diversas disciplinas, sean éstas científicas o normativas. Con respecto a las últimas, específicamente la Filosofía de la Religión, nos ha sido sumamente útil para dar una definición propia de lo que entendemos por religión en esta investigación, a la que hemos definido como "aquellas creencias y experiencias (místicas) individuales y sociales sobre las realidades espirituales (sagradas) que suelen expresarse de múltiples maneras a través de las diferentes edades del desarrollo humano y de la historia de la humanidad"(Muriá, 1995). Entre los autores que más luz nos han dado para llegar a esta definición, han sido Bergson (1932), Kolakowski (1982) y Ferrater Mora (1982). Entre las llamadas ciencias de las religiones, tanto la Antropología como la Historia de las Religiones nos han dado elementos muy valiosos que como veremos más adelante, han enriquecido enormemente el análisis y la discusión de nuestros resultados. Son pocas las investigaciones que se han llevado a cabo sobre este tema en psicología, a continuación resumiremos dos de ellas. Kane (1979), llevó a cabo un estudio para indagar la naturaleza y el desarrollo de los conceptos de muerte, así como también la influencia que pudiera ejercer (en los conceptos) el haber vivido de cerca la muerte de algún familiar o amigo. La investigación se realizó dentro del marco de la teoría del desarrollo cognitivo de Piaget.

Los sujetos fueron 122 niños blancos de clase media (Americanos), cuyas edades iban de los 3 a los 12 años. Había por lo menos 5 de cada sexo por cada nivel de edad. Se realizó la entrevista que duró 15 minutos. El método utilizado fue esencialmente el mismo que el de Piaget y Nagy. Se definieron los 10 componentes del concepto de muerte de la siguiente manera:

1.                  Realización: es la conciencia de muerte, es el estar muerto refiriéndose a un estado, o bien a un evento que sucede. La muerte puede sucederle a alguien, o puede ser algo que produce que lo vivo muera.

2.                  Separación: se refiere al lugar de la muerte, es decir la idea que tiene el niño sobre dónde está la muerte, por ejemplo: "en los arboles" "Debajo de la tierra".

3.                  Inmovilidad: tiene que ver con la noción del niño respecto al movimiento de la muerte. La muerte tiene que ser vista como totalmente inactiva, parcial o completamente activa.

4.                  Irrevocabilidad: tiene que ver con la idea de muerte del niño como algo permanente e irreversible, o temporal y reversible.

5.                  Causalidad: Se refiere a lo que produjo la muerte, ya sean causas internas (ataque al coraz—n) o a causas externas, como un disparo, o la combinación de ambas.

6.                  Disfuncionalidad: Se refiere a las funciones del cuerpo y no a los sentidos. Un niño puede creer que la muerte es totalmente disfuncional, o que es parcial o completamente funcional.

7.                  Universalidad: Se refiere a las ideas de los niños sobre mortalidad. Un niño puede tener nociones de que todo el mundo muere, o que nadie, pero también puede creer que hay excepciones.

8.                  Insensibilidad: es una consideración a las funciones mentales y sensoriales tales como el dormir, el sentir, pensar y oír.

9.                  Apariencia: Se refiere a que una persona muerta no se ve igual que una persona viva, el color de la piel o la expresión de la cara etc.

10.              Personificación: es la noción de muerte concretizada en una persona o cosa. El desarrollo del concepto de muerte, se exploró determinando cuáles de todos estos componentes del concepto eran conocidos por los niños. Los resultados fueron los siguientes:

· Los niños de 3 años indicaron una ausencia e incompleta presencia de los componentes.

·   Algunos de 4 años pose’an todos los componentes aunque fueran incompletos.

·   Los de 5 a 6 años era muy rara la ausencia de algún componente, y se observó un incremento de la presencia de todos los componentes completos.

·  Los de 7 años excepto por el de Apariencia, todos los demás componentes estaban regularmente presentes de forma completa.

·  De los 8 en adelante, excepto por el de Apariencia, todos los componentes se presentaron completos en casi todos los sujetos.

·  A la edad de 12, los niños indicaron la completa presencia de todos los componentes.

En términos generales, los niños de 3 a 6 años que habían vivido alguna experiencia de muerte cercana, tenían una concepción más completa que los que no la habían tenido. En cambio con los niños de más edad ya no hubo diferencias. El impacto de la experiencia influyó principalmente en los componentes de disfuncionalidad, insensibilidad y causalidad. A continuación describiremos un trabajo realizado por Elkind, sobre el mismo tema que el anterior que se títula "La vida y la muerte. Conceptos y sentimientos de los niños.": Elkind (1977), analiza varias investigaciones que exploran la evolución de las concepciones de los niños sobre la vida y la muerte. Los autores de los trabajos que revisa son: Anthony (1940), Gesell (1956), Melear (1973), Nagy (1948) y Wallon (1946). Todos ellos están de acuerdo que estas concepciones evolucionan a través de varias etapas. Elkind lo que hace es retomar la información de estos autores y situarla dentro de un contexto más general, como es la teoría del desarrollo cognitivo de Piaget de la siguiente manera:

El niño preoperacional.

En este período cuya edad fluctúa entre los tres y los seis años, tienden a ver el mundo en términos antropomórficos. Los niños no comprenden la muerte en el sentido de que la vida se termina. Ellos más bien piensan que la muerte es un tipo de cambio o estado, como el estar hambriento o soñoliento, pero siempre como continuación de la vida.

El periodo operacional concreto.

Las operaciones concretas al permitirles a los niños comprender el espacio, el tiempo y la cantidad como dimensiones mensurables, se observa una orientación pragmática hacia el mundo, por lo que hay dos características que marcan a los niños de este periodo en lo que respecta a la vida y la muerte:

·                     Una es la de que mientras que la muerte es el final de la vida, también es al mismo tiempo el principio de otra.

·                     La otra es que piensan que no todos se mueren. Algunos piensan que hay jerarquías, que los que pertenecen a una clase mueren antes que otros.

En este período los niños comprenden de repente que la muerte no es la continuación de la vida. Y empiezan ya a sentir miedo de la muerte, precisamente por esta comprensión.

El periodo operacional formal.

En esta etapa ya se comprenden las nociones de tiempo histórico, del espacio celeste, y de la causalidad probabilística. Por lo que se llega a tener ya una visión científica del mundo y empiezan a definir la vida y la muerte en términos médicos y biológico. Pero como las operaciones formales ya les permiten ver a la muerte desde diferentes perspectivas, también pueden reflexionar sobre esto desde un punto de vista religioso, filosófico y científico. La investigación de kane (1979) nos sirve para saber a partir de qué edad los niños comprenden lo que es la muerte en un sentido más biológico que religioso y vemos que es a partir de los 5-6 años cuando empieza a existir dicha comprensión, al señalar que todos los componentes están presentes aunque incompletos y no es hasta los 12 años que hay una comprensión completa del fenómeno.

Lo anterior es congruente también con lo que Elkind señala en la investigación arriba descrita, en donde se observa una clara tendencia evolutiva que va de lo concreto a lo abstracto.

El objetivo de la presente investigación ha consistido en explorar la concepción religiosa que tienen los niños y los adolescentes sobre la muerte, sobre cómo esta concepción evoluciona a lo largo del desarrollo del individuo, así como las diferencias y semejanzas que pueden existir entre dos naciones distintas: México y España

Método

Sujetos

Se llevo a cabo la entrevista individual a 90 sujetos de clase media alta de colegios católicos, de ambos sexos (45 hombres, 45 mujeres) y de dos países: España (50 sujetos con cinco grupos de edad: 6,8,10,12 y 14 años) y México (40 sujetos con cuatro grupos de edad: 6,8,10,12 años.).

Procedimiento

El método utilizado en esta investigación fue el método clínico piagetiano. Cada entrevista tenía una duración de 30 minutos aproximadamente. En cada uno de los colegios se proporcionó un espacio idóneo para su realización en cuanto a luz, tamaño, acústica y con un mínimo de interrupciones.

Instrumento

Las preguntas guía de nuestra entrevista consistían en preguntar: ¿Qué es la muerte? ¿Qué crees que pasa cuando uno muere? ¿Qué es el alma para ti? ¿Qué pasa con los animales y las plantas cuando mueren? ¿Si los seres vivos se comen qué pasa con ellos?

Análisis

Se realizaron dos tipos de análisis, el cualitativo y el cuantitativo. El primer paso del análisis consistió en codificar todas las respuestas a las preguntas planteadas durante la entrevista. Posteriormente las respuestas con características semejantes fueron agrupadas en un conjunto de categorías de carácter más general, con lo cual se facilitaba el manejo de la información obtenida.

El análisis estadístico consistió en obtener, mediante una prueba no paramétrica, el valor de chi cuadrada, con la finalidad de conocer las diferencias estadísticamente significativas entre las variables estudiadas (Edad, Sexo y Nacionalidad).Para ello se utilizó el paquete estadístico SYSTAT versión 4.1.

Resultados

A continuación vamos a mostrar la forma en que los individuos de diferentes edades y nacionalidades describen lo que ellos piensan sobre la muerte, es decir, lo que pasa cuando nos morimos.  

Las preguntas planteadas para indagar estos aspectos fueron: Las respuestas a estas interrogantes se clasificaron en las siguientes categorías:
¿Qué es la muerte?  
¿Qué crees que pasa cuando uno muere?¿Vamos a algún sitio o no?
bullet

Se va al cielo. Se clasificaron bajo este rubro aquellas respuestas en las que decían que cuando nos morimos nos vamos al cielo, al paraíso o algún lugar parecido, en el que todo es mejor que en la Tierra, todos son felices, se portan bien y/o todo es perfecto.

 
bullet

Al infierno. Cuando decían que se iban al infierno o algún lugar parecido, es decir, a un sitio donde todo es horrible, la gente es mala, se portan mal, no es felíz, y es en donde se pagan las malas acciones hechas en la Tierra.

 
bullet

Con Dios. Cuando decían simplemente que se iban con Dios.

¿Qué es el alma para ti?

El alma. Cuando lo definían como algo abstracto, como son los sentimientos y los pensamientos.

A continuación presentamos los resultados globales en las tablas de porcentajes, con su correspondiente análisis estadístico y después se muestran las tablas de frecuencias que indican las diferencias significativas en cada una de las variables estudiadas. Al final presentaremos el análisis cualitativo.

LA MUERTE

Tabla 1(a): ESPAÑA

Edad

6-7

8-9

10-11

12-13

14-15

Sexo

M

F

M

F

M

F

M

F

M

F

Se va al cielo

100

80

100

100

100

100

80

60

20

40

Al infierno

100

60

80

100

100

80

20

20

20

40

Con Dios

0

20

0

20

60

0

40

0

60

60


Tabla 1(b): MÉXICO

Edad

6-7

8-9

10-11

12-13

Sexo

M

F

M

F

M

F

M

F

Se va al cielo

100

80

80

80

80

100

100

80

Al infierno

0

60

60

100

80

60

100

100

Con Dios

0

0

20

20

20

60

60

40

Análisis estadístico:

Edad x Nac x Sexo x Resp

X2=0533.40 gl=40 P=.0001

Edad x Sexo x Resp

X2=0214.96 gl=17 P= 0001

Nac x Sexo x Resp

X2=0036.47 gl=07 P=.0001

Edad x Resp

X2=0138.16 gl=06 P=.0001

Sexo x Resp

X2=0004.46 gl=02 P0=.107

Nac x Resp

X2=0009.20 gl=02 P=.010

Los valores de Chi cuadrada obtenidos por el análisis estadístico realizado (tablas 1a y b), nos indican que las respuestas dadas a la pregunta ¿Qué pasa cuando nos morimos? dependen sólo de dos de las variables estudiadas: Edad y Nacionalidad.

Diferencias con respecto a la edad:

Edad

Cielo

Dios

Infierno

Total

6-7

18

1

11

30

8-9

18

3

17

38

10-11

19

8

16

43

12-13

16

7

12

35

Total

71

19

56

146

Nac x Resp        X2=0009.20 gl=02 P=.010

La única diferencia que podemos observar, es la referente a la idea de irse con Dios cuando uno se muere, esta respuesta fue dada con más frecuencia entre los mexicanos que entre los españoles.

CONCEPTO DE ALMA

Tabla 2(a): ESPAÑA

Edad

6-7

8-9

10-11

12-13

14-15

  Sexo

M

F

M

F

M

F

M

F

M

F

Alma (concepto)

40*

20*

60

60

60

100

80

80

80

100

*Pre-concepto

Tabla 2(b): MÉXICO

Edad

6-7

8-9

10-11

12-13

Sexo

M

F

M

F

M

F

M

F

Alma (concepto)

0

0

60

60

100

100

100

60

Análisis Estadístico:

Edad x Nac x Sexo            

X2=0094.65 gl=10 P = .0001

Edad x Nac                        

X2=0064.06 gl=03 P = .0001

Edad x Sexo                       

X2=0015.70 gl=03 P = .001

Nac x Sexo                        

X2=0003.72 gl=01 P = .054

Vemos en las tablas 2 (a y b) que para que se explique el alma en términos de algo abstracto como son los pensamientos y los sentimientos, la edad, la nacionalidad y el sexo, son variables que influyen de manera significativa según los valores de Chi cuadrada obtenidos en el análisis estadístico.

Cuando interactúan la Edad y la nacionalidad:

Nac
Edad

España

México

Total

6-7

3

0

3

8-9

6

6

12

10-11

8

10

18

12-13

8

8

18

Total

25

24

49

Edad x Nac        X2=0064.06 gl=03 P=.0001

La primera diferencia importante es que en España, a diferencia de México, algunos de los niños de 6-7 años intentan definir lo que es el alma, es decir que algunos poseen lo que se llama el preconcepto. A los 10-11 años de edad observamos otra diferencia significativa: son más los niños mexicanos que poseen el concepto de alma que los españoles. Independientemente de las diferencias mencionadas observamos en ambas poblaciones, una clara tendencia evolutiva: la idea de lo que es el alma en los términos descritos arriba se incrementa con la edad.

Cuando interactúan la Edad y el Sexo:

Sexo
Edad

Femenino

Masculino

Total

6-7

1

2

3

8-9

6

6

12

10-11

10

8

18

12-13

7

9

16

Total

24

25

49

Edad x Sexo X2=0015.70 gl=03 P=.001

La diferencia más notable en la interacción de ambas variables es que a los 10-11 años son más las niñas las que poseen el concepto de alma, pero a los 12-13 años es al revés y cuando lo vemos en su totalidad, son más los varones que las niñas.

Análisis cualitativo

En este análisis dedicaremos especial atención a la forma en que describen el cielo y el infierno, que como hemos visto, los sujetos de todas las edades y ambas nacionalidades lo mencionan en una muy alta frecuencia, sin embargo veremos que el cielo y el infierno de un adolescente, no es el mismo que el del niño pequeño.

El concepto de alma es un término clave para poder explicar todo lo relacionado con el mundo espiritual, por lo que también le dedicaremos una especial atención.

A continuación veremos cómo se van transformando en el curso de los años todos estos conceptos:

6-7 años:

México:

Paula (6;6)(Mex) ",¿Y para ti que es la muerte? _No sé -¡Me lo acabas de decir! _Si me porté bien me voy al cielo, si no, no -¿A dónde vas? _Al infierno -¿Y cómo es el infierno? _Con fuego, y con diablos, diablitos -¿Y algo más? _No -¿Y el cielo cómo es? _Estás en angelito y estás sentadito en una silla -¿Y hay alguien más? _Si, Dios -¿Y cómo nos vamos al cielo, con todo y cuerpo o cómo? _No sé -¿Has oído hablar del alma? No".

Paula es un ejemplo representativo de la muestra mexicana, en donde la mayoría nunca ha oído hablar del alma y en donde sólo un 60% de las niñas mencionan el infierno, como al lugar a donde va uno cuando se muere, el 100% de los varones sólo mencionan el cielo.

España:

Borja(6;5)(Esp) "-¿Y para tí que es la muerte? ¿Qué crees que pasa cuando uno muere?_Que le clavan alguna espada o algo -¿Pero qué pasa cuando uno muere, a dónde va? _Va al cielo, o si se porta mal con el demonio abajo -¿Al infierno? _Sí -¿Y cómo es el infierno? Me parece que lleno de fuego, y la ropa roja con un tenedor que es para clavar -¿Y algo más? _Me parece que no... que se portan muy mal allí.-¿Y en el cielo? _Se portan todos bien, y todos tienen alas son ángeles y tienen una corona arriba. -¿Tú sabes que es el alma? _Sí -¿Qué es? _No me acuerdo, pero sé lo qué es -¿Tú crees que el alma está en el cuerpo o se separa del cuerpo? _Creo que está en el cuerpo - ¿Y cuando morimos qué pasa con el alma? _No sé, si se queda en el cuerpo o se va a otra parte. -¿Qué crees que se va al cielo cuando nos morimos, el cuerpo y el alma, o sólo el alma? _Me parece que el cuerpo y el alma."

En esta edad tienen la idea de que el cuerpo y el alma no se separan nunca de que se va al cielo o al infierno con todo y el cuerpo, es por esta razón que también creen que el animal o planta que es comido(a) no va al cielo ni al infierno, si no que se queda en la tripa (o panza) y se dio un caso en que el niño decía que si él se lo había comido, que iría al cielo con él cuando a él le tocara ir; esto contrasta con lo que realmente se le enseña, de que sólo es el alma lo que se va al cielo y de que el cuerpo se queda en la tierra. Una posible explicación a esto es que, la mayoría de los niños en esta edad no podían explicar lo que era el alma, sin embargo hubo tres españoles y una mexicana que al hacer el intento, dieron las siguientes definiciones:

Isabel (6;6)(Esp) "-¿Tú sabes lo que es alma? _Si -¿Qué es? _Que le queremos mucho, y que hay que intentar no pelearnos y como tenemos el corazón tenemos a Jesús y a María, para que ya lo tengamos allí para siempre y para que ahí que lo tenemos, pues tenemos que con el corazón, tenemos que amar a todo el mundo."

Yago (6;4)(Esp) "-¿Tú sabes lo que es el alma? _El alma es una cosa que está dentro de tí, y que hace que seas bueno."

Alvaro (6;4)(Esp) "-¿Y qué es para tí el alma? _Pues el alma es por ejemplo... yo tengo un alma buena, entonces me porto siempre bien, y otro niño tiene el alma mala, entonces él siempre se porta mal. -¿Entonces el alma es el portarse...? _Sí, los que se portan mal siempre es los que tienen el alma, la alma mala, pues entonces la alma se va al infierno, pero los de la alma buena se va al cielo con los que tienen el alma buena. -¿Tú crees que forma parte del alma lo que hemos aprendido, lo que sentimos? _Sí. -¿Lo que hemos soñado también forma parte del alma? _Eso forma parte de lo que vemos cuando estamos despiertos por la tarde, y por la mañana, pues entonces eso, pues se ve y luego si lo recordamos, luego lo soñamos. -¿Pero lo que sentimos sí forma parte del alma? _Eso si."

Paola (6;5)(Mex) "-¿Cuando nos morimos, ahí terminó todo o seguimos viviendo en algún otro sitio? _Ahí seguimos, sólo que nuestro espíritu sale -¿Nuestro espíritu sale? _Si ¿Y a dónde va nuestro espíritu? _No sé -¿Por qué dices que sale, pero en dónde se queda, flotando o qué? _Flotando en el agua no! -¿No, entonces dónde? _En el cielo -¿Y que es el espíritu para tí? _Un angelito -¿Y es algo que puedes tocar? _No -¿Entonces dices que se va sólo el espíritu, y nuestro cuerpo qué pasa con nuestro cuerpo? _Sigue en la caja".

Todas estas definiciones nos indican que el niño empieza a tener, aunque vaga, una idea de lo que es el alma, es decir, tiene lo que Piaget llama un pre-concepto. De manera general, algunos saben que el alma está relacionada con los sentimientos, y que es algo que no se puede tocar, sin embargo no podemos decir todavía que poseen el concepto propiamente dicho, además que la mayoría de los sujetos a esta edad responde que no sabe o que nunca ha oído hablar del alma.

En lo que se refiere a cómo se imaginan el cielo y el infierno, lo describen tal y como lo dice en los libros de religión, al cielo van sólo los que se portan bien y, por lo tanto, es un lugar muy bonito donde está Dios y los ángeles. En cambio al infierno, sólo van los que se portan mal, por lo que es un lugar horrible, rojo, con fuego y diablos.

8-9 años:

Aquí, en lo que se refiere al lugar a donde vamos cuando nos morimos, nos encontramos que no hay diferencias con el grupo anterior de menor edad, pues siguen diciendo que vamos al cielo o al infierno y también lo describen de una manera muy similar. En donde si hay diferencias notables es en el concepto de alma, a esta edad el 60% (considerando ambas naciones) parece comprender mejor lo que es el alma:

España:

Juan (8;3)(Esp) "-¿Y qué es la muerte para tí? _Pues que tu cuerpo se queda así inmóvil, pero tu alma sigue viviendo - ¿Y qué es para tí el alma? _Pues el amor, la generosidad, el pensamiento -¿Y tú crees que todo eso sigue viviendo de alguna manera? _Si -¿Y vamos algún sitio, se va algún sitio esto? _Sí, al cielo -¿Y si te portas muy mal también? _No, igual... si te portas muy mal, muy mal, muy mal... así matas a gente y, si luego no te arrepientes vas al infierno, pero sino, si matas a mucha gente y luego te arrepientes vas al cielo..."

México:

Aintzane (8;4)(Mex) "-¿Y qué es el alma? _El alma es el corazón, lo que tiene el corazón -¿Y qué es lo que tiene el corazón? _Amor y amistad con personas -¿Y algo más? _Y cariño -¿Y tú crees que el pensamiento forma parte del alma, o eso ya no? _Si -¿Entonces esto es lo que se va al cielo o al infierno?_ Si -¿Y cómo es el infierno? _De puro fuego -¿Sí, y qué más hay? _El diablo -¿Y algo más? _Y nada más".

En estos dos ejemplos, vemos que ya poseen el concepto de alma en los términos que se ha definido anteriormente, sin embargo todavía hay un 40% que no lo puede explicar, o parecen no comprenderlo como los adultos, porque siguen afirmando que si nos comemos a un animal ya no irá al cielo, o si no irá cuando la persona que se lo comió se muera y vaya al cielo con él.

10-11 años:

En esta edad se dan cambios muy importantes en las respuestas de los niños, en el sentido de que la forma en que explican lo que es el alma, el cielo y el infierno es muy variado y muy diferente a los grupos más jóvenes, además se incrementa de una manera significativa el decir que cuando uno muere se va con Dios, veamos los siguientes ejemplos:

España:

Alberto (10;9)(Esp) "-¿Y para tí que es la muerte, qué pasa cuando uno muere? _Pues que nuestro cuerpo se entierra, pero que nuestra alma se va del cuerpo y sube con Dios -¿Y solamente puedes subir al cielo? _No, si hemos sido muy malos, muy malos, muy malos, según dicen, iremos al infierno pero yo no creo eso -¿No lo crees?_No -¿No crees en el infierno? _Bueno un poco sÍ, pero... no mucho -¿Y cómo crees que es el infierno? _Pues no creo que sea como lo de las calderas y todo eso, puede ser una habitación oscura o algo así, en el que estés sólo, aburriéndote un poco."

México:

Andrea (10;9)(Mex) "-¿Qué es la muerte para tí? _Es cuando Dios nos llama para estar a su lado -¿Y qué es lo que pasa? _Nuestro cuerpo deja de funcionar y nuestra alma se va con él -¿Y siempre se va con Dios?_No cuando la gente es mala se va al infierno -¿Y cómo te imaginas el infierno? No sé - ¿No te lo imaginas con fuego y así como lo pintan? _Pues quién sabe, así lo pintan pero quién sabe si sea así. -¿Y dónde puede estar el infierno? _Pues como lo pintan, en suelo abajo, puede ser también otro lado... -¿Y dónde puede ser este otro lado? _Pues en otra parte del cielo, o un lugar muy grande del otro lado y un lugar chiquito de otro -¿Y el cielo cómo te lo imaginas? _Con ángeles, Dios, todos los santos -¿Y qué crees que hacemos ahí _Pues no sé."

Es importante hacer resaltar en estos ejemplos, la idea espontánea en decir primero, (considerándose lo más importante) que nos vamos con Dios cuando nos morimos, ya posteriormente describen el infierno de una manera diferente a cómo se les enseña, empiezan a dudar de que esté debajo de la Tierra, y vemos que Alberto dice que puede ser simplemente un habitación oscura y Andrea que puede ser un lugar al lado del cielo, otros nos dicen que el infierno al igual que el cielo está fuera del Sistema Solar, pero hay otros que lo siguen describiendo de manera tradicional pero añadiendo mucho de su imaginación, como la mexicana del siguiente ejemplo:

Yelma (10;6)(Mex) "-¿Y cómo te imaginas tú el infierno? _¡Hay! con llamas de fuego, un lugar muy feo -¿Y algo más _¡Hay! abajo en el subterráneo, hasta abajo, que se abre un hoyo y tú caes en las llamas, y te quemas y te conviertes en así todo rojo -¿Y el cielo cómo te lo imaginas? _¿Allá arriba? con nubes blancas y con unas puertas y sale Dios y sale un ángel y te pregunta: ¿Que si estuvo bien cuando desperdiciaste la sopa, cuando eras chiquita, o que te robaste un pan, o que le contestaste muy mal a tú mamá? y si te arrepientes así sinceramente casi, casi llorando así, pues yo creo que entras, si no, me imagino que tienes... que tienes -yo un día soñé con eso- pero así muy.. que eran caballos blancos con cuernos aquí y que volaban y, que comías malvaviscos nada más, malvaviscos blancos, todo era blanco.

Otro aspecto importante es la forma en que definen el alma, en donde vemos que además de estar relacionado con los sentimientos y los pensamientos, el alma es como una energía que da vida al organismo y también como una conciencia que te guía siempre:

Cristian (11;3)(Mex) " ¿Qué es para tí el alma? _El alma es como nuestra energía, y nos da poder para movernos, pensar, de que funcionen nuestros órganos y de que vivamos".

Ramón (10;6)(Esp) "-¿Qué es el alma, puedes explicarlo? _Para mí, por ejemplo es lo que me da vida, porque el cuerpo... yo con el cuerpo puedo... tengo sentimientos, veo, oigo, pero no puedo tener cariño a alguien, no puedo amar, con él, sin alma, eso."

Josu (10;5)(Mex) "-¿Qué es para tí el alma? Es algo como la conciencia que te guía, el alma es algo que siempre está contigo, hasta siempre, desde que nazcas hasta que subas al cielo y en el cielo todavía vas a tener alma, es como un enviado de Dios para que te acompañe en tu vida."

Otro rasgo que es importante señalar también es cómo algunos describen el alma como algo espiritual e invisible pero que tiene la forma del cuerpo, veamos los dos ejemplos siguientes:

Almudena (10;6)(Esp) "-¿Qué es para tí el alma? _Es una conciencia que Dios a tí te da, porque Dios es todo ¿no? y tiene espíritus, aunque el demonio también te pone espíritus, pero tú obedeces al demonio si quieres, no quieres pues no le obedeces y; entonces eso es como tu conciencia, te dice que tienes que hacer las cosas bien, normal, aunque también el cuerpo... está dentro del cuerpo y, entonces eso hace que se junte ahí todo, que puedas pensar, yo creo eso. -¿O sea que el alma puede ser los pensamientos, los sentimientos? _Si -¿Y esto es lo que va al cielo, o es con cuerpo y todo? _Va el alma, pero luego ya en el cielo, también puedes tener un cuerpo, pues tú mueres, dejas tu cuerpo y sube tu alma, pero en el cielo puede haber ahí como si el alma fuese alguien, una cosa y, ahí estás tú y, se mete el alma porque tú ya has pasado tu prenda, que es estar aquí ¿no? y te lleva al cielo y, allí puede haber que estén los cuerpos... puede estar mi cuerpo en el cielo y yo cuando muera... me entierran, pero luego mi alma sube y se puede vestir con mi cuerpo y, puede volver a vivir, pero en el cielo."

Zaira (10;8)(Mex) "-¿Y qué es el alma para tí? _¿El alma? como... o sea tu parte... o sea... hay un alma dentro que te hace... los sentimientos, todo eso ¿no? bueno como la energía que tienes, entonces saldría pero no sería igual, no sería así tus manos, si no nada más sería así como la energía con la forma de tu cuerpo ¿no? y este el moverte y todo eso -¿Pero energía, cómo, en forma de cuerpo _Sí -¿Pero que no se ve? _No, ¡ándale! La energía no se ve."

Esta forma de describir el alma con la forma del cuerpo, es interesante en el sentido de parecerse a la idea que tenían también los egipcios, en que para ellos el alma era como el cuerpo y dependía de éste último para estar bien en el más allá.

Para concluir diremos que los niños de 10-11 años se caracterizan por empezar a decir con mayor frecuencia que al morir nos vamos con Dios, considerándose este aspecto como lo más importante, también empiezan a dudar de lo que les enseñan, describiendo al cielo y al infierno en términos muy diferentes.Y por último las definiciones que dan de alma son muy variadas, pero sin embargo concuerdan en que el alma es algo que da energía y/o vida, es como la conciencia que guía y que está asociado con los sentimientos.

12-13 años:

A esta edad encontramos una diferencia significativa entre nacionalidades, vemos que en los españoles sólo un 20% cree en la existencia del infierno, mientras que en la población mexicana es el 100%. Entre los españoles que piensan que el infierno no existe, encontramos tres tipos de creencias:

bullet

a) Los que creen que todos van al cielo, incluyendo los que han hecho cosas malas, unos diciendo que los malos aunque estén en el cielo se van a sentir mal, otros que a los malos Dios les da una oportunidad y al final todos van al cielo y, otros que los malos una vez en el cielo Dios los cambia o los transforma en personas de bien.

Borja (12;7)(Esp) " ¿Y qué es para tí la muerte y qué pasa cuando uno muere? _El fin de la vida en este mundo, pero que habrá otro mundo en el cielo para las almas de los muertos, donde estará Dios -¿Y siempre vamos al cielo cuando nos morimos o hay otro lugar? _Yo creo que no, yo creo que el infierno... no sé... no creo mucho en el infierno. -¿Por qué? _Porque no sé, eso no lo creó nadie y no me lo imagino - ¿No lo creó nadie? _O sea, no lo creó nadie, es que no me lo imagino -¿Nunca te has imaginado el infierno? _Una caldera al rojo vivo con un diablillo, pero... -¿Y lo sigues creyendo?_Pues no -¿Entonces crees que las personas que se portan mal también de alguna manera van al cielo, o qué pasa con ellos _Se irán a otro lugar del cielo, pero sí descansará allí -¿Sí descansarán? _Sí -¿Y cuál será la diferencia entonces entre los que se portan mal y los que se portan bien? _Pues que... pues que Dios arriba en el cielo les pondrá condiciones, o les hará hacer el bien, o les cambiará -¿Y los que se portan bien? _Pues que estarán ahí muy contentos y muy felices -¿Entonces no crees en el demonio, no crees que existe? _No, el demonio no."

bullet

b) Los que no creen ni en el cielo ni en el infierno pero hablan de lugares equivalentes: un lugar en que se vive bien y otro en el que se vive mal.

Berta (12;8)(Esp) "-¿Y para tí qué es la muerte, qué pasa cuando nos morimos? _Eso me lo he preguntado muchísimas veces y no tengo ni idea, es que no sé lo que va a pasar -¿Hace un momento me decías que vamos al cielo, no? _Al cielo no, Dios compara y verá lo que hemos hecho bien y mal y, nos llevará a otra vida mejor o a una vida peor ¡vamos! es lo que creo yo de lo que dicen -¿Y dónde está esa vida mejor? _No sé -¿No está en el cielo? _¡¿Es que en el cielo?! ¿cómo vas a subir así al cielo? es imposible, no sé -¿Crees en el infierno en la vida peor? _Sí porque, si dicen que esto... yo creo que esto es una prueba de cómo nos portamos y, después se hará, porque el infierno no va a ser igual que en todas las películas ni en los dibujos, hay un "tío" con esto que si nos regañan nos regañan y que nos meten en fuego o algo así -¿No te imaginas dónde es esa vida peor o es vida mejor? _No tengo idea de dónde puede ser"

bullet

c) Los que piensan que no hay nada después de la muerte.

Sara (13;2)(Esp) "-¿Qué es la muerte? -Es cuando una persona se va de aquí, en donde interviene la naturaleza, porque cuando se entierra, con el paso de mucho tiempo, se convierte en abono que sirve para las plantas y los animales, es un poco la cadena de la naturaleza y entonces es necesario por eso también, pero yo creo que la muerte tiene que suceder. -¿Cuando uno muere qué crees que pasa con lo que hemos pensado, con lo que hemos soñado, con lo que hemos aprendido, es decir con lo que es el espíritu o el alma? _Yo creo que cuando te mueres, ya no te enteras de nada, yo pienso que cuando una persona muere, ya no puede pensar ni nada, y no tiene tiempo para decir: "y ahora me voy al cielo" no, tiene tiempo pues para despedirse de los familiares, de los que les rodean, de los amigos y, yo pienso que si todas las almas subiesen al cielo, estaría eso abarrotado"

Más adelante en la entrevista, Sara nos aclara que tampoco cree en el infierno, porque piensa que no tiene caso que los que se portan mal sólo se les castigue cuando mueren, y que los que se han portado bien tendrán como recompensa el ser recordados aquí en la Tierra por sus buenas obras.

Luego están, al igual que en la población mexicana, los que si creen en el cielo y el infierno pero lo describen en términos muy diferentes a cómo se les enseña, a continuación veremos primero un ejemplo de la población española y luego dos de la mexicana:

España:

Jaime (13;0)(Esp) “-¿Qué es la muerte, qué crees que pasa cuando uno muere?“ _Pues que vuelve a renacer, pero en lugar de carne y hueso en espíritu y, se va... lo van a juzgar y según lo haya hecho bien o mal lo mandan al infierno o al cielo -¿Y qué es el infierno? _¿El infierno? es como otra especie... es como un sitio apartado de Dios, como otro cielo pero diferente -¿Y qué más cómo te lo imaginas? _Me lo imagino como... como un cometa perdido, como un asteroide perdido, o un planeta alejado de los demás -¿Y el cielo? _Como otro planeta inmenso que... con mucha luz, a donde van a reposar todas las almas y allí es donde te quedas a vivir eternamente."

Jaime al final de la entrevista dibujó al cielo como un planeta lleno de árboles y al infierno como a un planeta oscuro y más pequeño y nos explica su dibujo diciendo: "_Pues esto es como el planeta del infierno y el planeta del cielo, el planeta del infierno lo pinto así negro porque no tiene luz, que no brilla con luz propia, y no tiene casi vida, aunque yo creo más en el cielo que en el infierno. Y el cielo lo he pintado verde, porque ahí hay vida y, además hay luz y... es muchísimo más grande que el infierno".

México:

Francisco (12;5)(Mex) "-¿Cuando nos morimos dices que el alma se va con Dios al cielo? _Sí -¿Y si nos portamos mal? _Yo siento que vas con Dios al cielo y te explica, o sea, te dice qué hiciste durante qué hiciste bueno para salvarte, si no te manda al infierno y ha de ser horrible -¿Y cómo te imaginas tú el infierno? _Yo me imagino que son como montañas, así como puras rocas secas, con mucho fuego ardiendo y hombres con cadenas -¿Y dónde crees tú que está eso? _Pues debajo de la Tierra -¿Y el cielo? _El cielo, pues en el cielo donde están las nubes y todo eso, pero algo que no se puede ver -¿Es algo que no se puede ver? _Yo digo que es algo espiritual, donde hay puros espíritus, que no lo puedes ver -¿Y lo mismo el infierno o no? _Yo creo que también, porque los estudios que hacen en la Tierra para abajo, pues no se han encontrado ahí con el diablo ni nada de eso".

En Francisco vemos que él cree tanto en el infierno como en el cielo, pero como algo espiritual no como una realidad concreta, en el siguiente protocolo vamos a ver como Patricia concibe al cielo y al infierno como en otra dimensión:

Patricia (12;9)(Mex) "-¿Me decías hace rato que cuando nos morimos nos vamos al cielo, o sea, con Dios o cómo? _Sí, bueno si hacemos obras buenas todo el tiempo, toda nuestra vida pues sí, pero si no, nos vamos al infierno _¿Sí y cómo es el infierno? _Pues no sé, no te puedo explicar porque, pues no es así como lo dibujan en las caricaturas, de que es fuego y el diablo y no sé... -¿O sea, no crees que sea así como lo dibujan? _No -¿Pero sí existe? _Sí -¿Y dónde crees que está? _Pues no sé -¿Dicen que está debajo de la Tierra, crees que está ahí, o está en otro sitio? _Pues puede estar debajo de la tierra, pero en otra dimensión, o algo así. -¿Y el cielo? _Pues también, igual, bueno arriba pero en otra dimensión también".

En lo que se refiere a la forma de definir el alma no difiere demasiado del grupo anterior de menor edad, pues la siguen definiendo como los sentimientos y los pensamientos así como también la forma de ser de uno, la personalidad etc.. Otros añaden que el alma tiene la forma física del cuerpo pero que no se puede ver ni tocar y al morir se desprende del cuerpo, esta última definición concuerda con Almudena (10;6)(Esp) y Zaira (10;8)(Mex), en dónde decíamos que era una idea similar a la que prevalecía en el mundo antiguo de Egipto.

La diferencia más importante con el grupo anterior de menor edad, sólo se observa en la población española, en lo referente a que disminuye de manera notable la creencia en el infierno, pues en la mexicanos más bien aumenta ligeramente, es decir, que mientras en la población española va disminuyendo con la edad la creencia en el infierno, en la mexicana aumenta.

14-15 años:

El 40% de los adolescentes españoles a esta edad, definen a la muerte como el paso a otra vida. En este nivel se observa un decremento notable sobre la idea de ir al cielo o al infierno hasta un 30% (40% menos que el grupo anterior), es decir que un 70% dice simplemente que al morir nos vamos con Dios (30% más que el grupo anterior español), y aquellos que mencionan el cielo o el infierno suelen describirlo en términos muy diferentes (característica que se empieza a observar desde los 10-11 años); a continuación se presentan varios ejemplos que ilustran lo anterior:

Vanessa (15;7) -¿Qué es para tí la muerte, qué crees que pasa cuando uno muere? _Para mí es ir a una mejor vida, luego si ha sido muy católico o no, ahí está tu destino, si has sido un buen católico pienso que estarás al lado de Dios, si no, no lo sé, pero yo me refiero que si eres un buen católico Dios te estará esperando y te ayudará. - Antes te preguntaba qué era el espíritu, no es el cuerpo, decías, pero entonces ¿Qué forma el espíritu qué hay de uno en él? _¿De uno?... Pues tus sentimientos, todo lo que hayas vivido en tu vida se va con el espíritu, desde alegrías hasta amarguras, todo asciende a otra vida, a una vida posterior. -¿Y tú crees que siempre se va al mismo lugar cuando uno muere, siempre se va con Dios o...? _No, si tú no has sido bueno, a tí te espera una vida mucho menos buena que la que te está esperando al lado de Dios, pienso... no vamos a dividirlo en cielo e infierno, sino vamos a dividirlo en vida buena y vida mala, si tú has vivido una mala vida te espera otra mala vida, si tú has vivido una buena vida, tienes otra buena vida e incluso mejor. -¿Y cómo es esa buena vida, cómo te imaginas que puede ser? _Bueno, yo pienso que ya estar al lado de Dios es ya una satisfacción, entonces estar durante el resto del mundo, cuando se acabe esto estar al lado de Dios, pues no sé, va a ser una muy buena vida, no sé.

Juan Antonio (14;7) -¿Y para tí que es la muerte, qué pasa cuando uno muere? _Pues que tu espíritu sigue vivo, o sea tu cuerpo físico muere, pero no sé... tú espíritu viaja con él, supongo... -¿Qué es lo que viaja, qué es el espíritu? _Viaja tu forma de ser, ¡Vamos! Tu personalidad. -¿Pueden ser sentimientos, pensamientos...? -Si -¿Y algo más?_No sé... digamos todo lo que no sea físico viaja con él, o sea tú físicamente te mueres, pero los pensamientos y eso viaja con él. -¿Y siempre es con él o hay otra opción? -No, yo no creo que haya infierno ni nada de eso, no, yo creo que... supongo que irán todos con él porque... porque yo lo veo comprensible y... -¿O sea no crees que haya una especie de infierno? _O sea, yo no creo en eso. -¿Entonces los que se portan mal se van con él, pero tienen el mismo destino que los que se portan bien, o eso cuando uno muere ya no importa? _No sé... yo creo que los que se portan bien les dará una recompensa, y a los otros, pues no sé... es que eso es una idea, eso del infierno que es para mí totalmente falsa, pero que todos van con él, sin distinguirse si ha sido bueno o malo en la vida. O digamos que eso es comenzar otra vida, fuera de la Tierra, si es que es fuera de la Tierra. -¿Y cómo te imaginas que puede ser esa otra vida? _Pues yo de imaginármela, me la imagino totalmente como un sueño, que dura eternamente, que no hay ningunos conflictos, ni nada de eso, y que bueno pues, tú eres feliz en esa vida.

A esta edad el 90% de la población española posee ya el concepto de alma, entendiéndolo como algo abstracto, inmaterial y que puede estar conformado principalmente por los sentimientos y los pensamientos, veamos el siguiente ejemplo:

Marta (14;11) - ¿Qué es para tí el alma? _mmm... -¿Tú crees que tienes un alma o un espíritu? _Yo creo que si que todo el mundo tenemos un alma, que es como nuestras partes buenas y nuestras partes malas, entonces todos nuestros pensamientos, o sea toda nuestra forma de pensar, y de vida, yo creo que todo lo tiene el alma, que es como... -¿Tiene lo bueno y lo malo? _Yo creo que sí, que tiene todo, que a lo mejor luego utiliza lo bueno y no utiliza lo malo, pero que tiene todo, es como un ordenador que tienen todos los datos, y que luego ya... se supone que tiene que actuar con lo bueno y dejar a un lado lo malo, pero es que es como si tuviese todos los datos y fuese separándolos, lo bueno para un lado lo malo para el otro, entonces yo pienso que tendríamos que llegar a algo a un sitio donde estuviese todo el mundo, y que el alma intentase actuar con esos datos lo mejor que pueda.

Esta idea de Marta de que el alma tiene tanto lo bueno como lo malo, es interesante -aunque se presenta en otras edades más tempranas, es más común a los 14-15 años- en el sentido de que el alma es una parte de Dios que nosotros tenemos, lo cual implica decir que en Dios también está la maldad y la bondad, y es importante señalar que esta última idea coincide con la concepción que se tiene de la deidad en la India desde la época antigua y, que no comparte con la religión católica, en donde bien sabemos que la maldad es exclusiva del diablo y la bondad de Dios.

Lo característico de los adolescentes españoles de 14-15 años es, como hemos señalado ya, que al morir lo esencial es que nos vamos con Dios tanto los que se han portado bien como los que se han portado mal, la mayoría no cree en el infierno, hay algunos que dicen que la maldad está justificada por las malas condiciones de vida que se han tenido, otros dicen que todos tenemos tanto lo bueno como lo malo y que al final todos se van con Dios.

Como se puede observar muy claramente, las ideas propias sobre la muerte, que tienen los sujetos a partir de los 10 años, son muy diferentes a los de menor edad, y muy diferentes también a lo que religión católica les ha inculcado durante su desarrollo. En los cuadros (1 a y b), se resumen los resultados sobre lo que se ha dicho sobre la muerte y el concepto de alma.

LA MUERTE Cuadro 1(a): España

Edad

Descripción

Categoría

6-7

La mayoría dice que cuando nos morimos nos vamos al cielo y al infierno, el cielo se lo imaginan como un lugar muy bonito, a donde van los que se portan bien, y la gente allí está muy feliz. Al infierno se lo imaginan horrible, con fuego y diablos y la gente que va allí es la que se porta mal. La mayoría no sabe lo que es el alma y un 30% posee lo que se llama el preconcepto.

Cielo
Infierno

8-9

Se sigue diciendo que se va al cielo y al infierno y también lo describen de la misma manera. El 60% parece comprender mejor lo que es el alma como algo separado del cuerpo y que está relacionado con los sentimientos y/o los pensamientos.

Cielo
Infierno
Alma

10-11

Aparece la idea espontánea de decir primero que nos vamos con Dios cuando nos morimos. Algunos continúan describiendo al cielo y al infierno como el grupo anterior, pero otros empiezan a dudar de que el infierno está debajo de la tierra y lo describen como una habitación oscura, como un lugar al lado del cielo y otros como un lugar que está fuera del sistema solar. Al concepto de alma además de decir que está relacionado con los sentimientos y los pensamientos dicen que el alma es como una energía que da vida y como una conciencia que te guía.

Cielo
Infierno
Con Dios
Alma

12-13

Disminuye a un 20% la creencia en la existencia del infierno por lo que a esta edad encontramos cuatro tipo de creencias: 1) Unos pocos que siguen creyendo igual que el grupo anterior, pero describiendo al cielo y al infierno en términos muy diferentes. 2) Los que creen que todos van al cielo. 3)Los que dicen no creer en el cielo o el infierno pero hablan de lugares equivalentes y 4) Los ateos, los que piensan que no hay nada después de la muerte. En lo que se refiere al concepto de alma además de decir lo del grupo anterior, algunos añaden que es la forma de ser de uno, la personalidad.

Cielo
Infierno
Con Dios
Alma

14-15

El 70% dice que al morir nos vamos con Dios y aquellos que mencionan el cielo o el infierno lo siguen describiendo en términos muy diferentes. Hay algunos que dicen que la maldad está justificada, a veces, por las malas condiciones sociales que algunos les toca vivir, y por último hay otros que dicen que todos tenemos lo bueno y lo malo y que al final todos nos vamos con Dios. Sobre el concepto de alma no difiere del grupo anterior.

Cielo
Infierno
Con Dios
Alma

LA MUERTE Cuadro 1(b): México

Edad

Descripción

Categoría

6-7

La mayoría dice que cuando nos morimos nos vamos al cielo y sólo el 30% menciona al infierno. El cielo se lo imaginan como un lugar muy bonito, a donde van los que se portan bien, y la gente allí está muy feliz. Al infierno se lo imaginan horrible, con fuego y diablos y la gente que va allí es la que se porta mal. La mayoría no sabe lo que es el alma y un 10% posee lo que se llama el preconcepto.

Cielo
Infierno

8-9

Se sigue diciendo que se va al cielo y al infierno y también lo describen de la misma manera. El 60% parece comprender mejor lo que es el alma como algo separado del cuerpo y que está relacionado con los sentimientos y/o los pensamientos.

Cielo
Infierno
Alma

10-11

Aparece la idea espontánea de decir primero que nos vamos con Dios cuando nos morimos. Algunos continúan describiendo al cielo y al infierno como el grupo anterior, pero otros empiezan a dudar de que el infierno está debajo de la tierra y lo describen como una habitación oscura, como un lugar al lado del cielo y otros como un lugar que está fuera del sistema solar. Al concepto de alma además de decir que está relacionado con los sentimientos y los pensamientos dicen que el alma es como una energía que da vida y como una conciencia que te guía.

Cielo
Infierno
Con Dios
Alma

12-13

La única diferencia con el grupo anterior es que a esta edad, tanto el infierno como el cielo se describe de una manera distinta, algunos dicen que son lugares que están en otra dimensión y otros como algo puramente espiritual. En lo que se refiere al concepto de alma además de decir lo del grupo anterior, algunos añaden que es la forma de ser de uno, la personalidad.

Cielo
Infierno
Con Dios
Alma

Discusión y Conclusiones

Si comparamos los dos cuadros anteriores (cuadro 1 a y b) observamos claramente, que (en las muestras estudiadas) no hay diferencias cualitativamente importantes entre ambos países, entre los 8 y 11 años de edad. Sin embargo hay algunas diferencias en las otras edades, que sí son importantes de señalar y comentar:

·                     A los 6-7 años en la muestra mexicana el 100% de los varones no mencionan el infierno a diferencia de los varones españoles que si la mencionan en un 100%. En lo que respecta a las niñas no hay diferencias pues se observa un 60% en ambos países. A los 12-13 años de edad esto se invierte y encontramos que en los españoles prácticamente ya no se menciona el infierno en ambos sexos y en cambio en la muestra mexicana se incrementa al 100% tanto en los varones como en las niñas.

·                     A los 12-13 años encontramos una gran diversidad de creencias acerca de la muerte, una de las diferencias entre ambos países consiste en que hay más diversidad entre los españoles que entre los mexicanos.

Lo anterior podría explicarse en función de la concepción más abstracta de la deidad en la muestra española, en contraste con la concepción antropomórfica de Dios en la muestra mexicana. Se encontró que la mayoría de los españoles a partir de esta edad (12 años) pensaban que Dios era "un ente" abstracto, que se encuentra en todas partes, las mujeres le atribuyen características masculinas, y los hombres lo conciben como un "Todo"; en cambio la mayoría de la muestra mexicana a partir de la misma edad "describe a la deidad como un hombre, sagrado, omnipresente, muy grande y poderoso cuyo espíritu está en todas partes."( Muriá, 1995 p 170-171). Es decir que hay una congruencia entre la forma en que se imaginan a Dios y sus creencias en el más allá, en el sentido de tener la mente una mayor libertad de imaginarse una ilimitada variedad de mundos posibles, cuando la concepción de la deidad es mucho más abstracta.

Existen por supuesto múltiples factores que pueden estar influyendo, por ejemplo los de tipo socio-cultural, cuyo análisis profundo será motivo de una futura investigación.

En lo que respecta a la necesidad psicológica de creer en el más allá podemos recurrir al psicoanálisis y específicamente a Freud.

Freud (1932-1936 Vol.XXIp.149) nos dice que "la religión es un poder inmenso que dispone de las emociones más potentes de los seres humanos". Si tiene tal fuerza es por lo que se propone brindar a los hombres, y menciona que la religión cumple tres funciones principales:

1.                  La primera, satisfacer la curiosidad natural del hombre de saber, ya que le informa sobre el origen y la génesis del Universo .

2.                  La segunda, calmar la angustia que el hombre siente ante las crueldades de la vida y el destino inevitable de la muerte. Lo consuela en la desdicha y le asegura un buen final.

3.                  La tercera, difundir reglas y consejos de cómo comportarse en la vida, con la finalidad de obrar con justicia.

El mayor poder de la religión, dice Freud, radica en su segunda función, que es la de satisfacer la necesidad de protección y calmar la angustia y el miedo que se siente ante la muerte. Todas las religiones que hasta ahora conocemos dan una respuesta al gran enigma de la muerte, en todas las religiones hay la esperanza de otra vida o forma de existencia, en Mesopotamia sólo hay un lugar de sufrimiento, los mitos escatológicos de la cultura mesopotámica llamaban al reino de la muerte, "El País sin retorno" o "La casa de las tinieblas", éste era considerado un mundo sin esperanza, ni recompensa ni tampoco ningún castigo (Lacarrière, 1984).

En contraste con los mesopotámicos, los egipcios creían en un más allá felíz, semejante al de la tierra pero mejor aún, sólo que antes había que estar en un juicio en donde el corazón del difunto era pesado en una balanza, teniendo como contrapeso una pluma que representaba la verdad y la justicia, los que habían tenido buena conducta o habían recitado correctamente un conjuro en donde negaban haber cometido una lista de pecados, tenían el paso seguro al más allá, los que no, eran destruidos por un monstruo que los devoraba. (Bleeker, 1969; Ruffle, 1985). Vemos que en esta cultura no existía el infierno, aunque para llegar al cielo había que enfrentarse con demonios, pero para ello estaba el Libro de los muertos, y si uno seguía sus consejos y fórmulas mágicas lograba vencer todos los obstáculos.

En el pensamiento religioso del hinduismo, la muerte consiste en la unión del alma individual con el alma Universal, por lo que se cree que en la muerte se pasa no a otra vida como la que conocemos en la Tierra, sino a otra forma de existencia, que es esencialmente espiritual y aún desconocida, una forma distinta de existencia basada en la unión con el "Absoluto" o Principio Supremo. (Rig Veda, Los Upanishads)

En las culturas de Mesoamérica dependiendo de la forma en que se moría, había diferentes destinos, algunos consistían en el sufrimiento y la aniquilación absoluta, y otros en una vida más feliz. León Portilla (1993) explica que el destino final en los nahuas estaba determinado por el género de muerte con el que se abandona este mundo y no por la conducta moral desarrollada durante la vida. López Austin (1999 p.9) describe "que el difunto estaba obligado a realizar tareas importantes en o desde el ámbito ultraterreno al que había arribado: conducir la lluvia, hacer brotar las plantas, honrar al Sol en su camino, causar o curar algunas enfermedades, etc. El cumplimiento de una función cósmica era más importante que el premio o el castigo. No existían paraísos de ocio; se iba a trabajar."

Por todo lo anterior deducimos que en el ser humano siempre ha existido una necesidad psicológica por pensar que no todo se acaba con la muerte, que hay algo más allá después de la vida. Observamos que hay una gran diversidad de creencias al respecto, éstas no sólo varían según la religiún, pues como hemos constatado en esta investigación dependen principalmente de la edad, (nivel de desarrollo) y de la cultura a la que se pertenece y al mismo tiempo de las diferencias individuales, es decir, de la imaginación de cada individuo. A un mayor nivel de desarrollo no sólo aumenta la diversidad de creencias, sino también su complejidad, abstracción y la necesidad de cuestionar algunas de ellas.

Resulta también interesante encontrar semejanzas en las creencias de niños y adolescentes de nuestro tiempo con las creencias de las antiguas religiones, como por ejemplo el hecho de que algunos adolescentes españoles no crean en un cielo y en un infierno, sino que creen que al morir vamos con Dios, siendo éste un ente abstracto donde está todo, tanto lo bueno como lo malo. Esto concuerda con la concepción que tienen los hinduístas, la deidad para los hindúes es algo que toma todas las formas, que es todo, incluyendo lo bueno y lo malo, el creador, el preservador y el destructor del Universo entero (Bhagavad Gita).

Cross (1994) nos dice que en el Rig Veda se pueden percibir varias fases del pensamiento religioso:

1.                  Un panteísmo arcaico en donde la divinidad personifica todas las fuerzas naturales.

2.                  Un politeísmo en donde cualquier dios puede considerarse el dios supremo.

3.                  Un monoteísmo en donde se cree en un Dios eterno, absoluto, trascendente, aunque a este único Dios se le nombre de diversas maneras.

4.                  Un monísmo (el no-dualismo) en donde se reconoce un solo principio como origen, esencia y fin de todas las cosas.

Con lo anterior podemos concluir que algunos adolescentes al igual que en el pensamiento religioso del hinduismo alcanzan la cuarta fase (Un monismo) del pensamiento religioso, la cual se considera la más evolucionada, por ser la más compleja y abstracta.

Bibliografía

1. Anónimo (1989) El Rig Veda. Traducción de J.M. Mora. México: Consejo Nacional para la cultura y las artes.

2. Anónimo (1980) Los Upanishads. Traducción de C. Vallcorba y P. Blás. Barcelona: Visión libros.

3. Anónimo (1980) El Bhagavad Gita. Traducción de J. Pardilla. Barcelon: Visión libros.

4. Bergson, H. (1932) Las dos fuentes de la moral y la religión. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1962.

5. Bleeker, C.J. (1969) La religión del antiguo Egipto. En C.J. Bleeker y G. Widengreen (Eds) Historia Religionum. Vol. I. Madrid: Cristiandad. 1973.

6. Cross, E. (1994) La danza de Shiva y los procesos cósmicos. Universidad de México. Vol.XLIX, Núm. 523-524, pp. 23-26.

7. Elkind, D. (1977) Life and Death. Concepts and feelings of children. En D. Elkind (1979) The child and society. Nueva York: Oxford University Press.

8. Ferrater Mora, J. (1982) Diccionario de Filosofía. Barcelona: Alianza Editorial.

9. Freud, S. (1932-1936) Obras Completas, Vol. XXII. Buenos Aires. Amorrortu Editores, 1978-1982.

10. Kane, B. (1979) Children's concepts of Death. The Journal of Genetic Psychology, 134: 141-153.

11. Kolakowski, L. (1982) Si Dios no existe... Madrid: Editorial Tecnos, 1985.

12. Lacarrièrre, J. (1984) En busca de los dioses. Madrid: Edaf, 1989.

13. León-Portilla, M. (1993) La filosofía Náhuatl. México: Universidad Nacional Autónoma de México.

14. López Austin, A. (1999) Misterios de la vida y de la muerte. Arqueología Mexicana, N.40, p.4-10.

15. Muriá, i. (1995) La noción de religión en los niños y adolescentes: Estudio comparativo entre mexicanos y españoles. Tesis doctoral presentada en la Fac. de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid, España.

16. Ruffle. J. (1985) El antiguo Egipto: el país del rey -sacerdote. En : El mundo de las religiones. Navarra: Editorial Verbo Divino y Madrid: Ediciones Paulinas, 1985.

Atrás Arriba Siguiente


NOTAS:

horizontal rule

[1] Ponencia presentada en el I Coloquio Internacional de Religión y Sociedad. Las religiones en contextos multiculturales. Celebrado en la ciudad de México el 31 de mayo al 4 de junio de 1999. Organizado por la Escuela Nacional de Antropología e Historia y la Asociación Latinoamericana para el Estudio de las Religiones. El presente artículo es una parte de mi tesis doctoral dirigida por el Dr. Juan Delval, Catedrático de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid, España. El trabajo de tesis completo incluye también la concepción de Dios, así como las explicaciones mágicas, religiosas y científicas sobre el Origen de la Tierra (El Universo) y el Hombre((la vida). Su realización fue posible gracias a las becas otorgadas por DGPA-UNAM (México) y la Fundación Santa María (España).

[2] Doctora por la Universidad Autónoma de México. Facultad de Psicología Universidad Nacional Autónoma de México Realiza labores de docencia e investigación en la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desde 1986. Su nombramiento actual es: Profesora Titular "B" T.C. Definitivo. Obtuvo la Licenciatura en Psicología en la Facultad de Psicología de la UNAM, y el grado de Doctorado en Psicología en la especialidad "Desarrollo psicológico y aprendizaje escolar" en la Universidad Autónoma de Madrid, España. Imparte clases y seminarios en la División de Estudios Profesionales y de Posgrado en Psicología Educativa, también dirige tesis y lleva a cabo investigación en las siguientes áreas: Desarrollo del conocimiento social (Religión, Moral, Organización social). Desarrollo psicológico y procesos cognoscitivos. Psicología Cognitiva (estrategias de enseñanza y de aprendizaje). Enseñanza de las ciencias histórico-sociales (perspectiva constructivista). Pensamiento crítico, solución de problemas y creatividad.